Una asociación de usuarios de esa aplicación, que a partir del primero de febrero dejara de funcionar en Colombia, interpondrán ese recurso ante el Consejo Superior de Bogotá alegando que “afecta el derecho colectivo de los consumidores a usar bienes y servicios eficientes”, informó Blu Radio.

La promotora de la iniciativa, identificada como Alexandra Pardo, señaló en la emisora que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) quiere proteger a los consumidores con su medida, “pero [los usuarios de la ‘app’] no fueron llamados, ni les dieron la oportunidad de hacerse parte dentro del proceso y poder opinar y debatir”.

Esa medida se suma a la tutela que interpuso un ciudadano contra la SIC, y que fue admitida por el Tribunal Superior de Bogotá, en la que pide reversar la orden de la Superintendencia porque, según él, no se tuvo en cuenta el derecho al trabajo de los conductores de Uber.

Pese a estas medidas, la salida de Uber de Colombia parece inminente, teniendo en cuenta que los altos tribunales tendrían que estudiar los recursos, y tomar una decisión al respecto, en menos de 7 días.

El 31 de enero será el último día que esa aplicación funcione en Colombia, por lo menos por ahora.