El gobernador Jhon Alexánder Rojas informó de la medida sobre las 9 de la noche de este martes, y también mencionó la “alta ocupación de UCI” en Nariño como consecuencia de la nueva ola de casos positivos de coronavirus.

La restricción iniciará desde el miércoles 6 y se extenderá hasta el próximo 11 de enero, en los horarios de las 4:00 de la tarde hasta las 5:00 de la mañana del siguiente día.

Además, el gobernador hizo un llamado a los alcaldes locales para que pongan en marcha medidas como el pico y cédula, y reiteró que queda prohibido el consumo de licor durante el toque de queda.

“Se reitera a los mandatarios locales para que implementen medidas de pico y cédula para las distintas actividades permitidas. Se prohíbe la realización de todo evento que genere aglomeraciones”, comentó.

Rojas recordó que, días atrás, Pasto entró en alerta roja hospitalaria y que esa declaratoria se extendió a todo el departamento por el incremento de “contagios y la mortalidad que ya supera los mil fallecidos”, además de que las camas de cuidados intensivos estaban casi al tope.

Toque de queda en Nariño, Antioquia y Cundinamarca

La medida de toque de queda llega tras un aumento sostenido en los casos positivos de COVID-19 en las últimas dos semanas, ya que mientras el 24 de diciembre se confirmaron 275 nuevos contagios para el 4 de enero se contaban 286. La cifra más alta fue el 25 de diciembre, con 388, según datos de la Gobernación.

La cifra de muertes osciló, en el mismo periodo, entre 8 y 13 personas, números que llevaron a tomar medidas de mayor restricción, mismas que anunció Antioquia con toque de queda y ley seca entre las 10:00 de la noche y las 5:00 de la mañana, desde el 6 hasta el 11 de enero.

Cundinamarca también decretó toque de queda en los 116 municipios, y Bogotá ya arrancó con la cuarentena estricta en tres localidades: Suba, Engativá y Usaquén.

Esta medida podría extenderse a otras dos localidades: Chapinero y Kennedy, y se dejará en firme si los casos positivos continúan en aumento.