Nicolás García, gobernador de Cundinamarca, explicó en Twitter que la medida para mitigar la expansión del coronavirus regirá desde este jueves 7 de enero y se extenderá hasta el próximo lunes festivo 11 de enero a la medianoche.

El toque de queda irá entre 8:00 de la noche y 5:00 de la mañana, salvo algunas excepciones que estarán establecidas en el decreto.

Cundinamarca registra hoy una ocupación de camas de UCI del 75 %. Haremos durante esta semana una expansión de 27 camas adicionales en Girardot, en Fusagasugá, en La Mesa y en Tocancipá, explicó García.

“También vamos a tener una redistribución de camas: donde no están siendo utilizadas para llevarlas hacia donde presentamos mayor nivel de ocupación de UCI, agregó el mandatario regional.

Pero aclaró que no se trata de hacer solo una expansión de camas de UCI, porque “el paciente que ingresa a una cama de UCI tiene altas probabilidades de fallecer”, por lo que insistió en el autocuidado.

Además del toque de queda, también anunció pico y cédula en los 116 municipios, y ley seca desde las 8:00 de la noche (prohibición de venta y consumo de licor).

Se debe subrayar que Cundinamarca no experimentará restricciones a la movilidad vehicular en sus vías, durante las horas del día.

Así, quienes están pasando vacaciones de fin de año en cualquiera de los municipios del departamento pueden regresar a Bogotá o a otras ciudades del país, pero no por la noche.

Al hacer un balance de los municipios del departamento durante esta temporada de vacaciones de fin de año, el gobernador García aseguró en Caracol Radio que si bien en “muchos municipios hubo extraordinario comportamiento”, tiene preocupación “particularmente” en Girardot, Villeta, Fusagasugá y Facatativá.

Sin embargo, explicó que las medidas las tomaron para todo el departamento y no solo en esos municipios porque “finalmente la ocupación de las UCI es una ocupación en nuestra red del departamento, y no queremos tomar medidas solo en unos municipios para incentivar que se debiliten otros que hoy no tienen afectación y terminen esos municipios pagando los platos rotos”.