La institución detalló en un comunicado que el Instituto Nacional de Medicina Legal identificó los cuerpos de los infantes de marina profesionales Darwin Quintero Hurtado y Óscar Andrés Venté Cundumí, que tenían “heridas por arma de fuego y arma cortopunzante”.

Quintero y Venté hacían parte del grupo integrado por un oficial, tres infantes de marina profesionales y un civil que realizaban una operación militar en la desembocadura del río Raposo cuando desaparecieron el domingo 17 de marzo.

Desde ese momento, la Fuerza Naval del Pacífico desplegó una operación de búsqueda y rescate con unidades en tierra, mar y aire con más de 500 hombres.

Durante estas labores, miembros de la Armada encontraron este lunes y martes cuatro cuerpos en el sector conocido como Punta Soldado, donde se habían extraviado.

La Armada agregó que la Fiscalía realiza las investigaciones del caso y expresó sus condolencias a los familiares y amigos de los dos uniformados muertos.

Buenaventura es una de las ciudades más violentas de Colombia y allí varias entidades han denunciado la presencia de grupos urbanos del Eln, así como disidentes de las Farc o bandas herederas del paramilitarismo.

Además, posee el mayor puerto de Colombia en el océano Pacífico y desde allí varias bandas narcotraficantes envían cocaína hacia Centroamérica.

Entre tanto, Punta Soldado constituye una de las entradas de la Bahía de Buenaventura, un lugar donde las corrientes y mareas son muy fuertes.

En esa zona, según la Armada, “se ha registrado el incremento de actividades delincuenciales en contra de la población civil”.