El juez decidió que la exdirectiva del colegio Gimnasio Castillo Campestre deberá pagar ese tiempo en una cárcel y no será beneficiada con detención domiciliaria. Además, pagará una multa de 500 SMMLV.

La mujer fue hallada responsable de los delitos de falsa denuncia contra persona determinada y ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio.

En audiencias pasadas, los testimonios demostraron que Castillo sometió a una discriminación constante a Urrego y eso lo llevó a tomar la decisión de quitarse la vida el 4 de agosto de 2014, cuando su papel debía ser el de educadora.

(Lea también: Amenazas y presiones de rectora por las que Sergio Urrego se quitó la vida, reveló exnovio)

En ese sentido, al leer la sentencia, el juez detalló: “La falsa denuncia fue el detonante para que Sergio, una mente brillante que con tan solo 16 años de edad había forjado un pensamiento crítico e incluyente decidiera quitarse la vida. Amanda Castillo es un ejemplo claro de la deshumanización del sistema educativo”.

Sin embargo, ese otro delito, por discriminación agravada, prescribió en 2018 y la exrectora se salvó de ser procesada por este, y esto provocó la molestia de la comunidad LGTBI, pues fue señalada de una persecución contra el joven en compañía de otros directivos justamente por su orientación sexual.

En la audiencia en la que fue condenada, la Fiscalía había pedido que, efectivamente, la condena fuera en prisión al considerarla un “peligro latente para toda la comunidad”.

Esta es la tercera condena en el caso, pues ya se había dado la imputación de cargos en el 2016 a Rosalía Ramírez, exveedora de la institución y, en el 2017, a Ivonne Cheque expsicóloga.

La Fundación Sergio Urrego, liderada por Alba Reyes, mamá de la víctima, compartió parte de la diligencia:

Aquí se siguió la audiencia: