Ese Ministerio Publico investiga si Bedoya Pulgarín, entre el 11 de octubre de 2018 y el primero de marzo de 2019, “utilizó su condición de congresista para lograr ventajas” ante la Universidad de Medellín que “al parecer irregular e inusualmente rápida” le terminó sirviendo para lograr el título de pregrado.

El senador del partido Liberal se demoró 18 años para obtener ese título de abogado y el último reingreso fue en octubre del año pasado con un promedio de 2.79, según publica Caracol Radio.

La Procuraduría constató que Bedoya Pulgarín “programó 16 exámenes en total en 4 días, durante 3 meses. El único estudiante que presentó 16 exámenes de contenido temático diferente y los aprobó en su totalidad en el primer intento, fue el senador Bedoya, de los cuales 15 los realizó de forma agregada en 3 días y las pruebas Saber Pro otro día”, cita la misma emisora.

El ente investigador calificó como “grave a título de dolo” la falta del congresista porque con sus actuaciones pretendió “obtener desbordadamente rápido el título de abogado de la Universidad de Medellín”.

Para Caracol Radio, estas irregularidades se presentaron porque Julián Bedoya Pulgarín, del partido Liberal, apoyó en las pasadas elecciones a Aura Marleny Arcila, la presidenta de la Consiliatura de la Universidad de Medellín para conseguir su quinto periodo consecutivo en el Concejo de esa ciudad.

Julián Bedoya obtuvo su título de abogado y la concejala mantuvo su curul, por quinta vez. El apoyo de un congresista, sobre todo para los políticos tradicionales que dependen de directorios políticos o líderes barriales, es fundamental al momento de sumar votos”, explica esa radio, la cual también dice que el rector del claustro académico, Néstor Hincapié, apoyó ese cambalache.