Lo hizo en un diálogo con Blu Radio, en el que se refirió a la solución para acabar con la polarización que hay en Colombia. Señaló que siempre ha sido un convencido del poder del diálogo.

Ahí fue cuando Juan Manuel Santos recordó que en una entrevista pasada le preguntaron si estaba dispuesto a reconciliarse con Álvaro Uribe, que lo trató de “traidor” por liderar el proceso de paz con la exguerrilla de las Farc.

“Alguien me decía que si yo era capaz de hacer las paces con Uribe, y yo dije: ‘Por supuesto que sí’. Si hicimos las paces, como país, con la guerrilla, con ‘Timochenko’, pues con Uribe por supuesto que sí”, dijo Santos.

El exmandatario, que fue ministro de Defensa en uno de los gobiernos del líder del Centro Democrático, señaló en la radio que una de las claves para alcanzar esa paz es llegar a “comunes denominadores”, y así lograr que el país avance.

“Hay mucho que este país tiene que hacer unido. Nosotros podemos salir de esta pandemia con más fortaleza, con más capacidad de superarnos, pero hay que dejar de lado la polarización, porque la polarización lo que hace es impedir consensos. Yo estoy convencido de que sí se puede“, manifestó.

Por lo mismo, Santos tildó de “insólito” que el uribismo armara teorías de conspiración por una reunión que él tuvo con ‘Timochenko’ y senadores Farc, y dijo en el medio que eso demuestra “la situación tan sensible” que está viviendo Colombia “en materia de polarización política”.

“¿Qué le respondería a esas personas? Que esto [la reunión] no tienen ninguna intención, que se bajen del bus de que yo tengo algo que ver con la situación del expresidente Uribe; yo no he cruzado palabra con ningún miembro de la Corte Suprema de Justicia desde que salí del gobierno, hace más de dos años. Se inventan unos cuentos que nada tiene que ver con la realidad“, agregó.

En ese sentido, el expresidente entrevistado explicó que no sabía que su gobierno había tenido un contrato con César Reyes, magistrado que llevó la investigación por la que se le ordenó la detención domiciliaria a Uribe.

Y concluyó: “Al magistrado [Reyes] no lo conozco, nunca lo he visto. No he cruzado una palabra con él. Ahí también se armó una tormenta en un vaso de agua. ¿Qué tal que todo el mundo que hubiera tenido un contrato en el gobierno pasado estuviera impedido para actuar en este gobierno?No tendría ningún sentido”.