Richard Leon, juez de Washington, determinó que no se podrá adelantar ningún proceso de deportación antes de que el Servicio de Control de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) resuelva el proceso migratorio que lleva contra Mancuso, informó CM&.

El togado dijo que se encuentra impedido para tomar cualquier decisión al respecto mientras se surte ese trámite, pero además le dio la razón a los apoderados del exjefe de las Autodefensas en otro de sus alegatos.

El fin de semana, su defensa recibió una notificación de que su traslado al país europeo en estos momentos es “perjudicial para Estados Unidos”, pero sus abogados afirman que esta nota no estaba firmada por el fiscal general, Bill Barr, sino por un funcionario de menor rango, y se aferran a eso para cuestionarla. “Solo el fiscal general tiene esa potestad”, afirmó su defensa, detalló la agencia AFP.

Ahora, la defensa del exlíder paramilitar tiene dos semanas para presentar más argumentos para evitar su extradición; un tiempo durante el cual el juez también espera que la Fiscalía y al Departamento de Justicia “entreguen un informe detallado, de cuál es el estado del caso de Mancuso en el Servicio de Control de Inmigración y Control de Aduanas”, añadió el noticiero.

Mancuso ahora “debe entrevistarse con un oficial de inmigración”, lo que pasaría a más tardar el martes de la próxima semana, indicó Noticias Caracol.

Según ese medio, si se avala su deportación después de esa diligencia, Mancuso “podrá apelar enviando el proceso ante un juez de inmigración, si este le da la razón, va a la Junta de Apelaciones de Inmigración y, si dicha junta avala la deportación a Colombia, Mancuso tendrá 30 días para solicitar revisión ante una Corte de apelaciones de Estados Unidos en Georgia”.

CM& también indicó que le queda por jugar otra carta, pues sus defensores han dicho que se encuentra “aterrado” por la idea de volver a Colombia, alegando que podría ser presionado e incluso torturado para amañar su testimonio una vez regrese al país.