Desde ese día, las autoridades de salud pondrán en marcha un plan para prevenir las infecciones de transmisión sexual y “los embarazos no planeados”, y una de las estrategias es repartir más de 100.000 condones para que los asistentes tomen conciencia de los riesgos y protejan su salud, de acuerdo con Al Día.

Pero los preservativos no vienen solos, pues según el medio local la idea que tiene la entidad es acompañarlos con un material educativo para enfatizar en la prevención de los embarazos.

Eso sí, el secretario de Salud de la capital del Atlántico, Luis Moscoso, le dijo a Caracol Radio que el hecho de repartir esta cantidad de preservativos en las fiestas del Carnaval “no es una invitación al sexo desenfrenado, sino es un mensaje para que seamos responsables con nuestra sexualidad”.

El argumento del funcionario para sustentar esta estrategia es que, cita la emisora, en Barranquilla “se ha tenido un récord que durante octubre y noviembre los embarazos se han disparado en un 20 por ciento”.

Además de este plan, las autoridades lanzaron un plan de contingencia para que las instituciones prestadoras de salud estén alerta ante cualquier emergencia que se pueda presentar, ya que la Policía también estará al tanto de la venta de bebidas alcohólicas y comidas, para evitar adulteraciones o intoxicación de los consumidores.

Por eso, la Policía anunció en su cuenta de Twitter que tiene listos a 1.300 hombres y mujeres para velar por la seguridad en la noche del bando 2020.