Antes de referirse al cambio estructural en la Policía, la alcaldesa dijo que le pidió al presidente identificar y retirar a los agentes que usaron sus armas de manera indiscriminada durante los disturbios en Bogotá.

Claudia López cuenta que, en respuesta, el mandatario había dado la orden de que se cotejara qué miembros de la institución habían usado sus armas en las últimas 48 horas y agregó que le daría esa información.

Luego, pidió una reforma estructural a la Policía para así ponerles límites y sanciones a los uniformados que cometan abuso de autoridad. No obstante, la respuesta no fue la esperada por la alcaldesa.

“El señor presidente de la República me dijo que él no consideraba que se debiera hacer una reforma legal o constitucional a la Policía”, acotó.

López dijo que esperaba que con esa reforma se reconociera que la Policía debe ser un organismo civil, que no tenga fuero militar, sino que responda ante la ciudadanía y ante la justicia ordinaria.

Aunque Duque descartó “de plano” la propuesta, López dijo que el procurador Fernando Carrillo examinará la probabilidad de convocar una reforma interinstitucional para proponer al Congreso.

Finalmente, la mandataria dijo que se adelantará “un acto de reconciliación y de perdón”, pero no ofreció detalles por el momento.