Después de la intervención del Distrito, se llegó a la conclusión de que había sobrepoblación de palomas gracias a la sobreoferta de alimentos para estas aves. Así pues, informó El Espectador, la Alcaldía comenzó una campaña de sensibilización para que turistas y ciudadanos dejaran de arrojarles comida.

La iniciativa comenzó en octubre de 2018, con muy buenos resultados, pues según las cifras de la entidad, citadas por el periódico, la población de palomas cayó en un 75 %.

El Instituto Distrital de Bienestar y Protección Animal señaló que, al inicio del proyecto, el número de aves que llegaba a la Plaza de Bolívar durante un fin de semana (cuando más personas van) era superior al registrado entre semana.

Ahora, destaca el rotativo, el número (entre 450 y 500 aves) es similar  cualquier día de la semana, lo que demostraría que no alimentar a las palomas funciona.

Además de buscar que las personas dejen de alimentar a las palomas, la Alcaldía, de acuerdo en El Espectador, sumó varias estrategias que buscaban la atención a edificios emblemáticos, evitar la construcción de nidos y dar manejo a los residuos de los animales.