El mal no respeta condición social ni credo ni sexo, y mucho menos ubicación geográfica en el planeta, y eso quedó demostrado este viernes, cuando el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, informó que también está contagiado.

Precisamente por ese hecho, en Caracol Radio le preguntaron a Duque qué haría si se encontrara en la misma situación que Jonnson, sobre todo si se tiene en cuenta que la salud de un jefe de Estado es importante para todo su país.

“Aislamiento no es incapacidad”, dijo primero Duque en la emisora, y continuó con una afirmación que se podría considerar esperable de él por la dignidad que encarna: “Si yo llegase a estar en esa situación, téngalo por seguro que trataría de convertirme en el mejor ejemplo también para todos los colombianos de que podemos, cuidándonos y aislándonos, mantenernos también comprometidos en lo que tenemos que hacer”.

Después, dio muestras de serenidad y conocimiento del tema, pero sin mencionar las disposiciones constitucionales que hay en caso de su ausencia. “Obviamente, tenemos que darnos cuenta qué quiere decir que uno salga positivo: si uno tiene una manifestación leve, una manifestación moderada, uno perfectamente puede estar en pleno ejercicio de todas sus funciones, obviamente aislado, pero utilizando todas las herramientas de la virtualidad.

Y es que Duque es tal vez uno de los colombianos más protegidos, pero también uno de los más expuestos, como quedó probado cuando se temió un contagio por su contacto con el alcalde de Popayán, Juan Carlos López, que no informó a la presidencia que había estado en Europa y saludo de mano al presidente en un acto con el alto Gobierno, gobernadores y alcaldes.

“Si yo llegase a tener una situación crítica o crónica, donde se comprometan mis facultades, yo creo que ahí en ese caso estaríamos hablando de otra cosa”, agregó sin más detalles, aunque se infiere que esa “otra cosa” tiene que ver con el artículo 203 de la Constitución, que estipula que el cargo del presidente, en caso de ausencia temporal del titular, debe ser asumido por el vicepresidente, y luego por un ministro de acuerdo a su orden de precedencia.

La norma recuerda que, en el caso de los ministros, deben ser del mismo partido del mandatario. Pero Duque, quizá para irradiar tranquilidad al país, ni siquiera mencionó la posibilidad de que la vicepresidente Marta Lucía Ramírez lo releve.

Prefirió, en cambio, seguir con unas palabras ejemplares y tranquilizantes para que la ciudadanía lo tome como modelo de los que hay que hacer.

“Ciertamente hoy lo que más quiero no solamente es cuidarme en lo personal, y lo estamos haciendo además en familia, todos haciéndonos esa pedagogía, pero también creo que es muy importante darle un mensaje claro a los colombianos: nosotros tenemos hoy cerca de 492 casos, 450 están siendo tratados en sus casas, muchos de ellos con manifestaciones leves o moderadas, y yo creo que nosotros también tenemos que ser conscientes que vamos a transitar por esto, que un sector grande de la población va a seguramente infectado asintomáticamente con manifestaciones leves y también en ese caso tenemos que sacar a relucir la verraquera, nuestra nuestro compromiso y nuestra voluntad de servir”, concluyó.