Aseguran que la directriz del Distrito de abrir solamente a cielo abierto es prácticamente imposible de atender para muchos de los sitios. 

¿Cómo sacamos las máquinas? ¿Dónde está la seguridad? Por el costo y por la infraestructura no da para eso”, reflexionó, en el Noticiero CM&, Mauricio Vásquez, dueño de un gimnasio en Bogotá.

Los trabajadores y propietarios de gimnasios hicieron un llamado a la alcaldesa Claudia López para que les permita prestar el servicio al interior de sus locales, en espacios cerrados, pero seguros, agregó ese medio. 

Argumentan que el 80 % de los negocios no tienen la capacidad logística para operar al aire libre y agregan que, por el clima característico de la ciudad, no es una idea muy factible. 

Bogotá es una ciudad donde llueve 181 días al año, según el Ideam. Solo en octubre llueve 21 días en el mes”, indicó a ese informativo Gigliola Aycardi, representante del gremio de gimnasios de Bogotá. 

La situación es crítica para esos establecimientos. Antes de la pandemia, había un registro de 700 gimnasios en la capital, pero por la crisis económica el 30 % de los establecimientos entró en quiebra total, concluyó el Noticiero CM&.

Este es el video de las protestas de trabajadores y dueños de gimnasios, en el centro de Bogotá: