La protesta arrancó este lunes y los taxistas prácticamente paralizaron el centro comercial, pues se tomaron las instalaciones en rechazo a los beneficios que, según ellos, les han brindado a los “conductores ilegales” de la plataforma Uber, informó Dinero.

“Nos va a tocar irnos a las vías de hecho y venir y bloquear toda la ciudad. Sabemos que esto es un delito, pero si los delincuentes, guerrilleros y paramilitares están recibiendo beneficios, yo creo que el gremio de taxistas por exigir que lo que el Estado declaró ilegal, dónde está la Policía que inmoviliza carros y quita licencias de conducción… y hoy el Estado está protegiendo las oficinas de Uber”, señaló Hugo Ospina, según video difundido en redes sociales.

En una grabación de una cámara de seguridad, que compartió Dinero, se aprecia cuando varios taxistas intentan ingresar a la fuerza a la oficina de Uber que queda en ese centro comercial, y allí forcejean con el personal de seguridad.

También, los manifestantes intimidaron a las personas que se encontraban en una zona de comidas, y según dio a conocer ese medio hubo quienes prefirieron cerrar sus locales por temor a que los agredieran.

La protesta continuó este martes y según el reporte de Tránsito Bogotá la movilidad en el sector se vio afectada, motivo por el que autoridades tuvieron que hacer un acompañamiento y conductores se vieron obligados a tomar desvíos.

Uber, por su parte, emitió un comunicado en el que rechaza este tipo de actos y denuncia que los manifestantes “intentaron ingresar por vías de fuerza al centro de atención a socios conductores y socios repartidores en Plaza Claro de Bogotá, agrediendo al personal de vigilancia”.