Uno de los que se pronunció por Twitter sobre la propuesta de Quintero fue el procurador Fernando Carrillo que aseguró que “sería un gran retroceso” cualquier reforma a la Constitución de 1991.

Lo mismo opinaron los periodistas Félix de Bedout, de W Radio, para quien el “problema no es la Constitución”, sino lograr que se cumpla; y Daniel Samper Ospina, que le escribió directamente al electo alcalde para decirle que “una constituyente es una caja de sorpresas”.

El caricaturista Vladimir Flórez, mejor conocido como Vladdo, también saltó con la propuesta de Quintero y señaló que eso serviría para que “los buitres” aprovecharan para “echar atrás todos los compromisos del acuerdo de paz”.

De igual manera, la alcaldesa electa de Bogotá, Claudia López, y su pareja, la senadora Angélica Lozano, rechazaron la idea del paisa.

López dijo que eso no es lo que buscan los manifestantes con sus marchas, y que lo que se necesita es “un pacto para cumplir las aspiraciones de nuestros jóvenes”, mientras que la congresista Lozano aseguró que una constituyente no garantiza un acuerdo de paz entre el Gobierno, Eln y Bacrim, como lo plantea Quintero.

La idea también resultó inadmisible para Santiago Rivas, el columnista de La República Alberto Bernal, el politólogo Andrés Clavijo y el exministro David Luna que coincidieron en que no se debe cambiar la Constitución, sino aplicarla.

Eso, sin contar los cientos de ciudadanos del común que rechazaron la propuesta que Quintero le hizo a Duque, en la reunión que el jefe de Estado sostuvo con los electos mandatarios locales.

Quintero, por su parte, dijo en Blu Radio, que “los cambios que quiere la gente” requieren de “muchas” reformas, “incluidas algunas que no han podido pasar en Colombia”

“Es una pequeña semilla para abrir la discusión sobre cómo les vamos a dar salida a todos los problemas que la gente está sintiendo”, agregó el alcalde elegido.

No obstante, él mismo confirmó en la entrevista que el presidente descartó esa idea.