Al radicar el proyecto de acto legislativo, Santos argumentó que “entre 2018 y 2019 “el 65 % de los proyectos radicados fueron archivados por términos”, lo que él interpreta como resultado de la falta de tiempo.

De esta manera, el receso que actualmente va del 16 de diciembre y el 16 de marzo pasaría a terminar el 16 de enero, mientras que a mitad de año se mantendría la pausa entre el 20 de junio y el 20 de julio.

La iniciativa recibió incluso apoyo temprano de la oposición, en cabeza de la senadora Angélica Lozano:

Sin embargo, más allá de lo buena que puede parecer la idea en un primer vistazo, en redes sociales advirtieron que una objeción al tema sería que esto pudiera aumentar los costos de operación del Congreso, lo que quedaría por definirse de ser bien recibido el proyecto:

En ese sentido, otros varios pidieron que incluso trabajaran como cualquier colombiano, con solo 15 días de vacaciones, pero sin modificar su pago: