Nicolás Pérez puso sobre la mesa una iniciativa para que a los aspirantes a ser senadores o representantes a la Cámara se les exija haberse graduado de alguna institución de educación superior.

Así se lo explicó a Blu Radio:

“Una curul en el Congreso requiere de una gran preparación dado que estamos abordando temas técnicos y trascendentales para la Nación. La exigencia de un título universitario no debería ser objeto de una discusión, pues permitiría que progresivamente el Congreso abandone su rol histórico de notario del Gobierno y se convierta en una institución independiente y solidez técnica”.

Para el congresista, los conocimientos aún más especializados permitirían elevar la calidad del debate político. “La aprobación de proyectos como el Presupuesto General de la Nación, reformas constitucionales o modificaciones al estatuto tributario, requieren que los parlamentarios conozcan en detalle la estructura del Estado, el funcionamiento de la economía y las implicaciones fiscales de todas sus decisiones”, añadió Pérez en Caracol Radio.

El artículo 172 de la Constitución establece que para ser elegido senador “se requiere ser colombiano de nacimiento, ciudadano en ejercicio y tener más de 30 años de edad en la fecha de la elección”, mismos requisitos que se necesitan para llegar a la Cámara de representantes, según el artículo 177, con la única diferencia que la edad mínima es de 25 años.

Justamente, Pérez considera que ese aspecto de la edad le da un desventaja al poder Legislativo frente al Ejecutivo, “pues por lo general, los miembros del gabinete ministerial son personas con amplio bagaje académico y profesional tanto en el sector público como en el privado”.

Sin embargo, en El Espectador detalló que su proyecto no significaría que personas con experiencia del sector público y los recién graduados de bachiller, técnico o tecnólogo no puedan ocupar distintos cargos. Esto solo aplicaría para las curules porque requieren “gran preparación”.