La inquietud de Sierra surgió de una publicación que Gustavo Rugeles hizo en Twitter, en la que se quejaba de que las personas de seguridad del conjunto privado donde vive Juan Fernando Cristo, que prestó su casa para hacer la reunión —por la que uribistas armaron teorías de conspiración—, le prohibieron el ingreso y le impidieron tomar fotografías a las placas de los carros.

En ese sentido, la periodista le preguntó en la entrevista al exministro del Interior que por qué no se dio “el libre acceso” a Rugeles, cosa que desconcertó a Cristo.

“Luz María, ¿usted realmente está haciendo esa pregunta en serio?”, fue lo primero que dijo Cristo.

Luego de que la comunicadora intentara argumentar la razón por la que formuló ese interrogante, el exministro agregó:

“Me parece una pregunta bastante audaz, por decir lo menos. [Rugeles] Es un periodista que invadió propiedad privada. Esto no es una reunión oficial, es una reunión privada. Es un periodista que se coló en una propiedad privada. Es un periodista que pretendía entrar al apartamento, Luz María”.

Cristo soltó la risa y prosiguió: “Por eso le digo que me sorprende […]. Me parece inaudito“.

Según Sierra, se estaba “coartando el derecho a la libre información”, y , para ella, debieron permitir que Rugeles ingresara al apartamento del exfuncionario, donde se hizo la reunión.

Propios compañeros de trabajo de la periodista, como Felipe Zuleta, respaldaron la reacción que tuvo el exfuncionario.

“Yo hubiera reaccionado igual [a la pregunta]. Era una reunión en una casa privada. En un conjunto residencial privado. Faltaba más; entonces toca meter a los periodistas a la mitad de las comidas, las reuniones, de las fiestas porque qué o qué”, señaló Zuleta.

No obstante, el comunicador dijo que Juan Manuel Santos y los otros participantes sí debieron anunciar que iban a hacer el encuentro, que según Darcy Quinn, tenía el propósito de presionar a los exmiembros de las Farc para que dijeran la verdad ante la JEP.

A partir del minuto 10 podrá escuchar la pregunta de Luz María Sierra y la reacción de Juan Fernando Cristo: