El huracán se reforzó el lunes en las aguas cálidas del Caribe hasta alcanzar la categoría 4 en la escala de cinco de Saffir-Simpson, con vientos máximos sostenidos de 210 km/h, precisó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Se prevé que Eta, que se desplaza a 15 km/h, toque tierra la madrugada del martes en el Caribe Norte de Nicaragua, habitada por poblaciones indígenas y afrodescendientes.

En Bilwi y las comunidades adyacentes ubicadas en las costas del mar Caribe viven unas 100.000 personas, en su mayoría indígenas dispersos en comunidades que podrían ser afectadas por el huracán, entre ellas, Tuapí, Krukira, Sandy Bay, Cabo Gracias a Dios.

Hemos logrado evacuar ya a más de 3.000 familias con la participación activa de nuestro ejército de las comunidades” caribeñas, como Prinzapolka y los Cayos Miskitos, afirmó la vicepresidenta y portavoz oficial de Nicaragua, Rosario Murillo.

Tanto Nicaragua como Honduras, los países con mayor riesgo, decretaron alerta roja ante la llegada del ciclón. Además, San Andrés, por su parte, ordenó el cierre de sus playas hasta nueva orden, según publica El Heraldo.

Las autoridades de la isla además pusieron un toque de queda hasta este martes y recomendaron a los habitantes mantenerse en casa y estar atentos a las indicaciones, explica el rotativo barranquillero.

Aunque el Ideam pronostica que Eta no golpeará directamente a San Andrés, sí indicaron que su aproximación a las islas generará fuertes lluvias, vientos, aumento del oleaje y tormentas eléctricas, detalla el mismo diario.

El NHC advirtió que se esperan “vientos catastróficos, inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra en partes de Centroamérica”

Eta ya provocó intensas lluvias el domingo en Costa Rica, donde la Comisión Nacional de Emergencias desplazó preventivamente a pobladores del Pacífico sur.