El clima que ha vivido la capital de la República durante los últimos días ha estado muy alejado de lo que los bogotanos están acostumbrados en los meses de junio y julio, temporada en la que usualmente hay sol y pocas lluvias.

Sin embargo, las precipitaciones, los días grises y las bajas temperaturas han sido los acompañantes de los bogotanos. Este sábado, por ejemplo, hubo constantes lluvias y en la noche la temperatura osciló entre los 10 y 12 grados centígrados.

Este domingo, de hecho, Bogotá amaneció bastante fría con nubes encapotando el cielo. De acuerdo con el Ideam, podría haber lloviznas generalizadas.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia destacó que la situación no solo se limita a la capital, pues las lluvias siguen en todo país, especialmente en Córdoba, Bolívar, Magdalena, Cundinamarca, Boyacá, Antioquia, Tolima, Caldas, Valle del Cauca, Meta, Caquetá y Putumayo.

La entidad también ha destacado en sus reportes que parte de las lluvias en la región central se debe “al fuerte ingreso de nubosidad desde el oriente de Cundinamarca”.

Yolanda González, directora del Ideam, citada por El Tiempo, dijo que las lluvias han estado por encima de lo normal porque “las ondas tropicales en el océano Atlántico incrementaron su actividad, tanto en intensidad como en frecuencia”.

Cuando ese fenómeno llega al mar Caribe y al golfo de México, puede convertirse en huracanes y, en dicho recorrido, “alcanza el continente suramericano” y —por ende— a parte de Colombia, destaca el diario.

Las mencionadas ondas, cuando pasan por Colombia, chocan con la cordillera oriental y dejan humedad en el piedemonte llanero y en el oriente de Cundinamarca y Bogotá, explicó el rotativo.