El procedimiento policial se llevó a cabo el pasado jueves 7 de mayo, en horas de la tarde, y buscaba desalojar a unas 300 personas, en su mayoría de comunidades indígenas, que se tomaron un conjunto residencial en el sector de Arborizadora Alta.

Pero fue esta semana cuando se conoció la queja de la mujer, a través de un video que publicó la concejal Heidy Sánchez, que la identificó como Amparo Morri y dijo que se trababa de una “grave denuncia”.

“[…] se encontraba en estado de embarazo, denuncia en su lengua el dolor y la tristeza al haber perdido su hijo producto de los golpes propinados por la @PoliciaColombia en el desalojo al edificio en Candelaria”, escribió Sánchez en Twitter.

Como la publicación fue ampliamente difundida hasta en medios de comunicación, y las críticas hacia la institución no se hicieron esperar, la Policía emitió un comunicado en el que aclaró lo sucedido y dijo que “un grupo interdisciplinario realizó las indagaciones” y buscó a la mujer que manifestó haber sido agredida.

“Se corroboró con la Secretaría de Salud, quienes atendieron a la mujer, descartando que se encontrara en estado de embarazo, antes o después del procedimiento policial, por lo cual es falso que haya tenido algún aborto”, fue la versión que publicó el general Óscar Gómez Heredia, comandante de Policía Metropolitana.

Por último, el oficial hizo un llamado para que las personas “que sientan que han sido vulnerados sus derechos denuncien formalmente” para adelantar las investigaciones.