El desfile de caballos avanzaba por el sector de La María, sur de la ciudad, cuando uniformados de la Policía les salieron al paso para detener a los participantes que no acataron las normas sanitarias y, al parecer, estaban consumiendo licor.

Eso fue lo que reportó el general Manuel Vásquez, comandante de Policía en Cali, que dijo que a estas personas se les impuso comparendos debido a que estaban “violando medidas de bioseguridad en prevención del COVID-19”.

El oficial publicó imágenes de los operativos y allí se observa que varios de los participantes, entre ellos jovencitas, no portan el tapabocas pese a que están en espacios de rumba.

Medios como Tu Barco dieron a conocer que la molestia de las autoridades es porque estas fiestas y cabalgatas son convocadas a través de redes, y se pagan sumas de dinero cercanas al millón de pesos para el ingreso al evento, en el que se entrega licor y se les presta un caballo.

“También habría venta de drogas”, dice el portal, y advierte que la Policía armó un grupo élite para perseguir a los organizadores.

Al respecto, el subsecretario de inspección y vigilancia de la Secretaría de Seguridad, Jimmy Dranguet, dijo en Noticias Caracol, previo a esta convocatoria, que las fiestas se organizan en fincas y que solo se entrega la ubicación cuando la persona ha cancelado la totalidad de la boleta, que también le da acceso a la ‘burroteca’.

“En el sur de la ciudad, hay diferentes pesebreras privadas y comerciales. Están convocando a unas fiestas en esas cabalgatas. Son 30 o 40 personas que se reúnen allí a ingerir licor con un burro que trae música y festejan. En este momento, no hay nada qué festejar”, afirmó Dranguet.

Policía de Cali
Policía de Cali
Policía de Cali
Policía de Cali