Eso es lo que asegura el abogado John Jairo Pinto, que en entrevista con CM& Noticias dijo que el patrullero señalado como responsable está adscrito al CAI de Juan Rey.

“La niña se sube a la patrulla, una camioneta Renault Duster, y el policía la lleva más o menos 6 o 10 kilómetros hacia la salida de Bogotá, y es allí en donde la accede, la abusa sexualmente”, afirmó Pinto en el noticiero.

El abogado dijo que la menor tiene 17 años de edad y que los hechos se registraron el pasado 8 de mayo. El noticiero, por su parte, aclara que la menor tiene un leve “retraso cognitivo, y su mentalidad es como de una niña de 12 años”.

El abogado se queja de que las autoridades no han avanzado con la denuncia de este atroz caso, y afirma que en un principio no se le prestó la mayor atención al testimonio que estaba dando la afectada sobre el abuso sexual.

“Hasta que le hicieron el examen de ginecología, y allí se dieron cuenta de que lo que la niña decía le había ocurrido. Ella siempre ha dicho que ella se negó a que eso sucediera, pero que ella se sintió intimidada por el que hecho de que él era policía y tenía el armamento en ese momento”, advirtió el denunciante en le informativo.

CM& detalló que la menor trabaja con su madre en un restaurante que tiene cerca de la estación de Policía, y que como la mayoría de clientes son uniformados, incluyendo al patrullero, es por esa razón que, según Pinto, la madre presuntamente sirvió como cómplice para que la menor accediera a las pretensiones del hombre por medio de engaños.

Por ahora, la menor se encuentra bajo el cuidado de una tía, que fue quien la llevó hasta un hospital, y la defensa dijo que, pese a las pruebas, ni la Policía ni la Fiscalía los ha querido aceptar como víctimas, y que por eso tuvo que interponer una tutela cuyo plazo de respuesta se cumple hoy.

El caso lo tiene la Fiscalía 367 seccional de delitos sexuales y la oficina de control disciplinario de la estación de Policía en San Cristóbal, pero no nos han permitido participar como víctimas ya que no le han dado la importancia”, puntualizó el abogado, y dijo que el patrullero sigue cumpliendo sus funciones.

Este caso fue denunciado por medio de redes sociales por la activista Daniela Lozano Cuéllar, que dijo que el uniformado supuestamente “se la llevó con engaños, la abusó dentro de la patrulla y la volvió a dejar en su casa amenazando que no dijera nada”.

La mujer, de hecho, le pregunta en su trino directamente a la Policía de Bogotá cómo va ese caso, aunque se desconoce si obtuvo alguna respuesta.

La denuncia se conoce en medio de la salvaje agresión sexual de al menos siete soldados del Ejército a una niña indígena de 12 años, en Risaralda, y cuyos señalados responsables ya aceptaron cargos y fueron enviados a una guarnición militar. Esto, pese a que la Fiscalía pedía que los enviaran a una prisión.