Aunque el presidente Iván Duque retiró este domingo el proyecto de reforma tributaria, considerada la principal causa del paro nacional convocado por organizaciones sociales y sindicales, las protestas y manifestaciones continuaban este lunes y hasta se propuso que la jornada programada para el próximo 19 de mayo se adelantara para este miércoles 5 de mayo.

Ni siquiera el anuncio de que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, presentó su dimisión consiguió apaciguar los ánimos que ahora se manifiestan con bloqueos en diferentes carreteras del país, un hecho que amenaza el abastecimiento de alimentos en las grandes ciudades.

En este contexto exacerbado llaman la atención las declaraciones del senador Gustavo Bolívar, pues ahora parece que a ese monstruo desbocado de mil cabezas, que en cinco días deja 17 muertos y más de 800 heridos en todo el país, ya no lo controlan ni quienes lo pusieron en marcha.

“La protesta anda como en piloto automático”, dijo el senador en Caracol Radio, al invocar las causas de las movilizaciones que también esgrimen las centrales obreras para llamar a un paro continuado y, al parecer, indefinido, como lo planteó Gustavo Petro.

“Están asesinando a los líderes sociales, están cometiendo masacres. El país se salió de las manos. El aumento de la pobreza también tiene mucho que ver con esto. Hay gente que no tiene los tres platos de comida al día; hay gente que no tiene sino uno. El desempleo desbordado”, agregó Bolívar en la emisora.

Entonces, la gente ya prácticamente que está protestando contra todo un sistema y busca un cambio, y prácticamente que el foco [de las protestas] es ya el establecimiento”, continuó el senador. “Nosotros pensamos sinceramente que se iban a apaciguar los ánimos con el retiro de la reforma, pero la gente sigue. Ahora quieren, y queremos, yo también, que se retire y que se revise esa reforma de la salud, casi más nefasta que la reforma tributaria”.

(Vea también: Claudia López pide que cientos de manifestantes se hagan pruebas COVID-19; ¿le harán caso?)

Para Bolívar, el “Defensor del Pueblo, que eso es una desgracia, es el defensor del uribismo. Cómo podemos elegir un Defensor del Pueblo que no está del lado de las víctimas, que no está del lado de la gente y está es en Miami o en su finca, totalmente desconectado del país”.

“Y tampoco tiene la gente dónde irse a quejar. No se puede quejar ante la Fiscalía, porque el fiscal es de Duque; no pueden quejarse ante la Procuraduría, porque la Procuraduría es de Duque. Entonces se dedicaron a amasar poderes y la gente siente que ya no tiene a quién acudir, sino a esto que están haciendo: a salir a las calles, a organizarse, a cerrar las calles”, fue la explicación del político.

Preguntado sobre cómo encausar o gestionar estas protestas hacia discusiones públicas que tengan relevancia en el Congreso, en leyes, en reformas, viendo que esto tiene una dirección y una inercia propia, Bolívar respondió:

Iván Duque tiene la solución en las manos. Él nunca ha querido hablar con las organizaciones sociales. La solución pasa por ahí. Tiene que sentar a los estudiantes, tiene que sentar a los campesinos, tiene que sentar a los indígenas. Siempre ha hablado con las élites. Es un Gobierno soberbio, sordo, que ahora a las malas empieza a escuchar y por eso retira la reforma. Por qué no hacerlo antes de que las cosas pasen a mayores”.