En los últimos días se está llevando a cabo una campaña de solidaridad con los paperos de Cundinamarca, que en las semanas recientes se han quejado de lo mucho que se han disminuido sus ingresos desde que se ha aumentado la importación de papa proveniente de Europa.

Autoridades del departamento, de Bogotá y varios líderes de opinión han invitado a los conductores a que se movilicen por las carreteras y les colaboren comprando bultos de papa en los diferentes peajes en los que ellos están. Por el momento, la campaña ha sido exitosa y varios de los campesinos han visto ingresos que no se equiparan con sus ventas habituales.

De acuerdo con el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, intermediarios les compran los bultos a los paperos a 15.000 pesos, para revenderlos en las ciudades a 70.000 pesos. Por eso, la campaña de estos días se propuso vender los bultos a 40.000 pesos, para que los agricultores reciban una suma de dinero más justa por el producto de calidad que ofrecen.

El éxito en las ventas fue confirmado por don José Quintero, un papero que salió a la carretera este viernes y logró vender 70 bultos. Por esa cantidad, el campesino habría recibido 1.300.000 pesos en el mercado, pero luego de la jornada de ayer regresó a su casa con 2.500.000 pesos.

La iniciativa para ayudar a los paperos se extenderá durante todo este puente festivo. Son ocho los peajes en Cundinamarca en los que los conductores podrán encontrar los puestos de venta: Siberia Calle 80, Chusacá, Casa Blanca, Calle 13, Villapinzón, Los Andes, Boquerón y El Roble.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Pulzo (@pulzo_col)

A continuación, el testimonio de don José Quintero, uno de los paperos que vio un aumento considerable en sus ingresos con las ventas del último día: