Así lo señala la tutela, interpuesta por la Procuraduría General de la Nación, que busca reducir los riesgos a los que se han visto expuestos los pobladores de esos 7 municipios boyacenses, informó Semana. 

La tutela llega después de conocerse un informe, de la Fiscalía General de la Nación, en donde se detalla que la laguna de Tota tiene niveles de plomo que superan en 95 veces los límites de tolerancia para cuerpos de agua superficiales, añadió esa publicación.

La Procuraduría considera que este exceso de plomo significa directamente un grave riesgo para los derechos a la vida, salud, ambiente y agua potable de los habitantes de esa región de Boyacá, apuntó ese medio. 

De igual forma, la acción de tutela interpuesta contra los Ministerios de Ambiente, Agricultura y Salud (entre otras entidades regionales), busca establecer cuál es el origen del plomo que está afectando ese cuerpo de agua. La contaminación de la laguna podría ser considerada como un delito contra los recursos naturales del país, agregó esa revista. 

Al respecto, Corpoboyacá (una de las entidades regionales entuteladas), manifestó que brindará toda la información solicitada para adelantar la investigación por la contaminación de la laguna de Tota, señaló El Espectador. 

Según ese periódico, el director de Corpoboyacá, Herman Amaya, llamará a una mesa de trabajo urgente en la que estarán los Ministerios, las entidades regionales, los alcaldes de los municipios afectados y la Procuraduría. 

“Una vez se surta este proceso, esta corporación dará el trámite prioritario correspondiente”, señaló Corpoboyacá, en palabras recogidas por Semana.

Esta es la ubicación de la laguna de Tota: