Según el funcionario, las 8 personas que llegaron contagiadas a Bogotá podrían estar infectadas del ya conocido COVID-19 o de la nueva cepa del virus que, según estudios, podría ser aún más peligrosa.

“Eso lo sabremos en el curso de la semana. Nuestro propósito es hacer un cerco epidemiológico que nos permita disminuir el riesgo y proteger a las personas que llegaron de Brasil, a sus familias y a la población de Bogotá”, explicó el secretario de Salud de Bogotá, Alejandro Gómez, en rueda de prensa.

El funcionario detalló que fueron examinados los 164 pasajeros y la tripulación del vuelo que llegó en la noche del sábado pasado a Bogotá. De las 172 muestras que en total se tomaron, 8 resultaron positivas, pero no hay confirmación de que sea de la nueva cepa brasilera.

“Recién esta semana vamos a hacer la secuenciación genómica de esas 8 muestras que nos salieron positivas para averiguar de la nueva variedad o no. En cualquier caso, todas las personas están asintomáticas”, agregó Gómez.

Nueva cepa: viajeros que llegaron a Bogotá desde Leticia

El funcionario fue prudente al informar sobre los casos positivos y no descartó que alguna de las personas pueda tener la nueva cepa que hay en Brasil.

Insistió en que en el curso de esta semana se hará el proceso de secuenciación genómica y detalló que se trata de dos exámenes diferentes, pero ambas por prueba PCR.

“La secuenciación genómica es revisar toda la cadena de aminoácidos que tenían estas personas para ver si corresponden al tradicional o a una nueva cepa”, explicó el secretario de Salud de Bogotá.

Este domingo se dijo que los 164 viajeros que llegaron desde Leticia estaban sin síntomas de la enfermedad, pero es necesario estar pendientes de los resultados de laboratorio. Incluso, la misma alcaldesa de Bogotá publicó en su cuenta de Twitter sobre esta situación y el eventual peligro por un contagio de la nueva cepa que circula en Brasil.

Esta es la información que publicó Claudia López, cuando alertó que las nuevas cepas “son gran riesgo”: