De acuerdo con Semana, el beneficio se les quitará a partir del 13 de octubre, así que los representantes a la Cámara deberán pagar su factura de su bolsillo.

Con esta decisión, parte de toda una política de austeridad, la entidad ahorrará 26,8 millones de pesos mensuales, 321 al año.

“Cada congresista pagará su factura de celular como lo hace cualquier colombiano con su salario”, dijo Carlos Cuenca en plenaria, según cita la revista.

La publicación, sin embargo, señala que la medida llega es para rezar y empatar, pues mientras ahí recortaron el gasto, sumaron 2.500 millones de pesos más para tiquetes aéreos, pues los 5.000 millones que había de presupuesto, ya se gastaron.