“La verdad es que estamos en pie de lucha para volver a organizar una huelga de sexo, porque creo que no es justo que por una entidad se paralice una obra de gran importancia”, indicó a ese noticiero Rubí Cabezas, lideresa de la Fundación Piernas Cruzadas.

La mujer añadió a ese informativo que los pobladores de Barbacoas, en Nariño, están cansados de esperar una solución, para que se pavimente un tramo de  aproximadamente 8 kilómetros de extensión de un proyecto que fue estimado en 57 kilómetros por el Instituto Nacional de Vías (Invías).

De acuerdo con un informe de El Espectador, la vía Junín-Barbacoas tiene al Ejército Nacional como ejecutor y al Instituto de Desarrollo de Antioquia (Idea) como gerente integral del proyecto, que fue presupuestado en 40.000 millones de pesos en 2013 y que sigue pendiente de ser entregado en su totalidad.

Si bien el Batallón de Construcciones Número 52, al mando del coronel Juan Rico, aseguró al noticiero que este año terminará el segmento de 14, 3 kilómetros que le correspondía a esa fuerza, la lideresa Rubí Cabezas insiste en que la demora es responsabilidad del Instituto de Desarrollo de Antioquia, que no ha culminado la parte que le corresponde.

En 2011 las mujeres en Barbacoas “cerraron por primera vez sus piernas” a sus esposos, es decir se negaron a tener relaciones sexuales con ellos,  como protesta para que el gobierno de Juan Manuel Santos atendiera su clamor y pavimentara esa importante vía a la que conecta a cerca de 60.000 personas con Telembí y Pasto, agregó Noticias Caracol.

Así es una travesía en la vía Junín-Barbacoas: