Este cierre se presenta entre los kilómetros 57 y 58+500 de la vía Bogotá-Villavicencio, cerca de la población de Guayabetal (Cundinamarca), y según informó el MinTransporte la medida será “de manera indefinida” y “hasta que existan condiciones de seguridad y transitabilidad”.

El cierre de la trocha empeora el paso en este importante corredor vial, ya que ese atajo era usado actualmente por conductores que querían evadir el derrumbe que mantiene taponada la vía principal.

Noticias Caracol hizo un recorrido por este sector y confirmó que la vía está en mal estado, que hay un tramo en el que “produce miedo” transitar debido a un deslizamiento de tierra, y que las lluvias de estos días terminaron complicando el paso.

Esa vía “es apta solo para (vehículos) 4×4. Los automóviles no pasan por ahí”, dijo en el noticiero Luis Armando Castañeda, un transportador que alcanzó a cruzar antes de que cerraran ese tramo.

Castañeda explicó que esa trocha es un camino que permite rodear el derrumbe principal, y que lleva casi directo a los túneles para continuar su recorrido normal.

El noticiero también encontró que en ese sector rocoso hubo un accidente “en días pasados”, pues un conductor que se atrevió a cruzar por allí rodó por un abismo y su vehículo terminó destrozado. Por fortuna, dice, el siniestro no dejó víctimas mortales.

Así las cosas, el Invías anunció que invertirá unos 50.000 millones de pesos en la vía alterna entre Bogotá y Villavicencio, “por la denominada Transversal del Cusiana entre Sogamoso y Aguazul”, para garantizar el tránsito de los conductores.

“La vía, en términos generales, está en buenas condiciones para soportar el incremento del flujo vehicular ante el cierre indefinido del corredor entre Bogotá y la capital del Meta”, afirmó el director de la entidad, Juan Esteban Gil.

Este es el informe de Noticias Caracol: