Después de que el gobierno nacional y el distrital se arrojaran mutuamente la pelota por la incertidumbre sobre quién debía encargarse de los detalles para la llegada de la minga indígena a Bogotá, fue la Alcaldía la que terminó haciéndose cargo.

Después de conocerse cuál sería su recorrido, el tema primordial a definir era dónde se ubicarían los aborígenes, teniendo en cuenta que el lugar debería proporcionar facilidades como baños, lavamanos, camas, etc.

Finalmente, Gómez anunció que tras una reunión con la avanzada de delegados de la minga se acordó que su acomodación “biosegura” será en el Palacio de los Deportes.

Además, el funcionario detalló que la llegada de la caravana se adelantará para el próximo domingo 18 de octubre y que en su diálogo los indígenas “se comprometieron con la protesta pacífica y con el respeto de las medidas sanitarias”.

Este fue el anuncio de Gómez: