La denuncia se conoció este martes a través del concejal de Bogotá Diego Cancino, que denunció una negligencia de los policías para auxiliar a los detenidos que estaban en el lugar, cuando comenzó la conflagración en una de las celdas del CAI.

Ante eso, el coronel César Oviedo, comandante de la Policía de Cundinamarca, aseguró que sus hombres, con el apoyo de vecinos, trataron de aplacar el fuego con extintores y que socorrieron a los heridos, aunque las familias digan lo contrario.

Este miércoles, horas después de la denuncia, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, respaldó esa versión y dijo que los uniformados prestaron “los primeros auxilios” y coordinaron el traslado de las víctimas a “centros de salud cercanos”.

El jefe de la cartera afirmó que las denuncias hacen parte de una campaña de “desprestigio” contra la fuerza pública:

“No vamos a permitir que esta campaña de deslegitimación y calumnia siga siendo utilizada por quienes hacen politiquería con la muerte y se aprovechan del dolor de las familias”.

Trujillo hizo la declaración en compañía del director de la Policía Nacional, general Óscar Atehortúa:

Las víctimas eran hombres entre los 23 y 35 años que estaban siendo procesados por diversos delitos.

Por su parte, las familias denuncian la inacción deliberada de los agentes de seguridad, e incluso confirmaron el hallazgo de rastros de gasolina en el cuerpo de una de las víctimas.

Carolina Ordóñez, madre de David Rojas, uno de los muertos, señaló a Caracol Radio que los policías no reaccionaron cuando recién se propagaba el incendio y que incluso insultaban a los detenidos:

“Les implorábamos a los agentes para que los sacaran (…) pero ya sacaron a los muchachos incinerados”.

En un video publicado por el concejal de Soacha Heiner Gaitán se escucha a una mujer gritar “sáquenlos” mientras otra busca desesperada una manguera y el humo sale por una de las ventanas.

En un mensaje a los medios, la Fiscalía informó que ya “tiene lista toda la investigación” para determinar las responsabilidades y “posibles delitos a imputar”, sin precisar un plazo; y la Procuraduría ya abrió una investigación.

Por último, el presidente Iván Duque se refirió al tema y calificó las denuncias contra los uniformados de la Policía como “hechos minúsculos frente al esfuerzo” que hacen todos los días.