Las personas que presenciaron los hechos del pasado 4 de septiembre en la estación de San Mateo de Soacha dejan toda la responsabilidad de la muerte de los detenidos en manos de los uniformados que estaban allí ese día.

Familiares de las víctimas insisten en que al menos una veintena de policías que presenció el incendio en sus instalaciones dejó que los jóvenes reclusos se quemaran vivos, como lo denunció este martes el concejal Diego Cancino.

La información que se ha conocido señala que a los 11 detenidos se les negó la visita en la mañana de ese viernes y un par de horas después, en protesta, ellos le prendieron fuego a un colchón. Las familias dicen que un objeto lanzado por los policías provocó que las llamas se salieran de control y que los uniformados se negaron a prestar ayuda.

En Noticias Caracol, una madre de familia, que prefirió ocultar su identidad, insistió en que los policías se negaron a evacuar a los jóvenes:

“Ninguno hizo nada por ayudarlos. Ninguno hizo nada para que los muchachos no se quemaran, no los pudieron sacar de allí o, como dicen, no se les dio la gana. La Policía se cruzó de manos y dejó que el fuego se propagara”.

Por su parte, el coronel Cesar Castro Guerrero, comandante de la Policía de Cundinamarca, habló sobre los hechos y confirmó que desde el 4 de septiembre a hoy han muerto 8 personas, y por eso se mostró dispuesto a colaborar en las investigaciones.

Pero también dio su versión. En Blu Radio, el oficial coincidió en que la situación se presentó por “una asonada al CAI de Policía por parte de los familiares, quienes querían ingresar para realizar visitas a los detenidos”. Sin embargo, dijo que los uniformados de la estación de San Mateo sí ayudaron a los reclusos y recibieron la colaboración de varios ciudadanos.

Según la versión del coronel Castro a la emisora, los jóvenes fueron rápidamente trasladados a centros médicos de Soacha y Bogotá; también negó que los policías incurrieran en una negligencia:

“Nosotros actuamos de manera inmediata, se dio la conflagración, se sacaron a los heridos y detenidos que estaban ahí y se trasladaron en ambulancias a los centros hospitalarios para prestarles las ayudas correspondientes”.

Incluso, dijo que entregó grabaciones que comprueban que los agentes sí auxiliaron a los detenidos:

Existen videos donde se observan a los policías sacando a los detenidos cuando estaba el fuego prendido. Existen videos donde se observa el Policía zafando el candado de manera inmediata, también quemándose las manos con el fin de zafar el nudo que los mismos retenidos hicieron con sábanas para no permitir la apertura de la puerta”.

Aun así, como la mayoría de ellos no soportó la gravedad de las heridas, la Policía se puso a disposición de la Fiscalía para esclarecer la situación. Además, en el noticiero informó que la institución no ha ocultado la información y que ya pidió a la Justicia Penal Militar que investigue.