Aunque Lafaurie dijo que se trataba de un tema que había que tratar “con el mayor rigor”, fue reiterativo en atribuirle la iniciativa de implementar un día sin carne en la capital a “mamertería bogotana” que busca “continuar la senda prohibicionista, que no conduce a nada”.

Todo lo que no les gusta, intentan prohibirlo, pero lo que les gusta intentan que el resto de la sociedad lo siga“, agregó el líder gremial, que calificó la posibilidad de implementar el día sin carne como una “restricción de libertades”, una “violación a la constitución” y una “clara violación de los derechos de los carniceros para poder trabajar”.

Padilla explicó que no sería una medida obligatoria, sino pedagógica, que se basaría en una “campaña intensiva de sensibilización relacionada con el no consumo de productos de origen animal” por “los graves efectos que tiene la crianza de animales para consumo humano” en el medio ambiente.

Lafaurie matizó el tema como “politiquería y demagogia”, diciendo que también hay estudios que niegan que el impacto de la ganadería y afirmando que una medida así no podría “atenuar los gases de efecto invernadero”. Para él, en realidad es una estrategia “para golpear a otros sectores”, y controvirtió la tesis del impacto de la ganadería en el calentamiento global señalando que la contaminación de los vehículos de transporte sería la principal causa. “Cuando el mundo se confinó reportaron mejora en los niveles de contaminación”, aseguró.

Luego, el dirigente negó que en Colombia se hiciera ganadería intensiva, y dijo que lo que existe es “una cosa marginal”. “Dejen de hacer politiquería barata”, añadió, contando que tuvo una hija que optó por ser vegana cuando tenía 12 o 13 años, pero “terminó con problemas de salud y le tocó volver a consumir carne”.

La cabildante conservó su tono calmado hasta el final de la entrevista, pese a que su interlocutor la atacó diciendo incluso que preferiría “salvarle la vida a una cucaracha que a un niño”. Sin embargo, una vez terminada la transmisión de Semana, ella misma publicó un aparte de lo que sucedió después.

El choque de Padilla y Lafaurie, después de la entrevista

Padilla publicó las imágenes después de que Lafaurie trinara criticándola por lo que no se vio en cámaras: “La muy ‘comedida’ concejal ambientalista (…) se despidió de las periodistas de Semana con pataleta incluida y conmigo se lució: usted es un hijodeputa (sic). Así se expresan cuando la razón no les acompaña”.

“Acá se lo repite la ‘comedida’: es usted un ‘hijueputa’. Yo hablé de datos y de estudios en la dos intervenciones que me dieron. Usted, que tuvo tres oportunidades, se limitó a ofender. Siento fresquito de haberle dicho lo que piensa de usted, bellaco, más de medio país”, dijo ella.

En el video, Padilla se queja ante las periodistas ante lo que sintió como un desbalance en la forma en que manejaron la entrevista, recordando que el presidente de Fedegán ya había sido obligado a retractarse por sus señalamientos contra ella: “Me parece muy lamentable que ustedes le hayan dado la oportunidad de hablar tres veces –y no habló sino de mamerteria, politequería y corrupción– y a mí me dieron solamente la posibilidad dos veces, este señor es un absoluto patán”, espetó.

Él volvió a hablar, pero ella lo interrumpió: “Usted es un pobre hijueputa, grosero”.

“Hombre, muchas gracias”, respondió él, diciendo que esperaba que el episodio hubiera quedado grabado. “Sí, que quede grabada su patanería constante y recurrente señor”, concluyó ella.