El obrero, según la Cancillería de Colombia, “se encontraba realizando extracción de material del Río Táchira” con la máquina, que también es usada para labores de minería, cuando fue retenido por militares venezolanos.

Por eso, y ante los confusos hechos, la Cancillería “solicitó ampliación de la información a la Policía Nacional, con el fin de identificar el lugar exacto donde ocurrió y realizar una inspección al lugar para determinar si hubo incursión territorial”.

Además, la entidad pidió respetar la vida del detenido y exigió “su pronta liberación, al igual que la devolución de la maquinaria decomisada”, se lee en un comunicado.

Un líder comunitario de la zona aseguró al diario La Opinión que los militares “venían armados y todos groseros, como siempre, a llevarse la máquina retroexcavadora”.

Al respecto, el general José Luis Palomino, comandante de la Policía en Cúcuta, detalló en Noticias Caracol que una de las versiones es que la máquina se encontraba en el cauce del río, pero que como la línea fronteriza es “muy delgada”, “es difícil por los sistemas electrónicos saber de qué lado de la frontera se está”.

A su turno, el general Nicacio Martínez, comandante del Ejército, afirmó en el noticiero que la situación fue puesta en conocimiento de las autoridades competentes, y que ya están “valorando” y “analizando” lo ocurrido.

Este es el comunicado de la Cancillería.