El cuerpo del reconocido hombre de negocios, de 44 años de edad, fue encontrado el martes pasado sobre las 11:20 de la mañana tendido en una zona del parque Las Porristas, en el barrio Castilla, localidad de Kennedy, con una herida mortal.

En un primer informe de la Policía, según Noticias Caracol, se dijo que el hombre presentaba “un disparo en el rostro” y que su muerte se confirmó en la Clínica de Occidente 20 minutos después, luego de que uniformados del cuadrante lo trasladaran de emergencia.

Fue el diario El Tiempo el que recogió la versión de un residente de la zona, según la cual a Correa lo vieron “deambulando por el lugar”, y minutos después se escuchó una detonación.

“Luego vi a este mismo hombre tirado, y a su lado había un arma de fuego”, aseguró el vecino.

Pero ese diario entrevistó a tres personas que dijeron ser muy cercanas a la víctima, y todas coinciden al decir que el empresario “era un ser humano excepcional” y un hombre dedicado a su familia, y que por esa razón dudan de que haya atentado contra su integridad.

Amigos de Michel Roberto Correa no creen que su muerte sea un suicidio

“No creo que haya sido un suicidio. Su círculo de negocios era el norte de Bogotá, estaba trabajando desde su casa”, manifestó Germán Uribe Valencia, amigo y socio de Correa en la junta directiva de Casa Museo Enrique Grau.

Al hombre le parece extraño que la víctima apareciera malherida “en un sector que no solía visitar”, siendo que cuando salió de su casa, el lunes en la tarde, dijo que iba hacia Centro Andino para retirar un dinero. Desde ese día, estaba desaparecido.

La misma duda le surge a Monika Hartmann, directora de la Casa Grau, que en diálogo con ese medio dijo que Correa “tenía mil planes”.

“Teníamos una reunión. Me había dicho que quería llevar a sus niños a Disney o a Santa Marta, se proyectaba […] Una persona que toma esa decisión no deambula un día entero y termina en un barrio apartado”, aseguró la mujer.

Álvaro Pachón, otro de los amigos, le dijo al periódico que no cree en la hipótesis de un suicidio, y el argumento más fuerte es que no cree “que Michel tuviera depresión, nunca aparentó ser una persona con este problema”.

“Era un hombre extremadamente optimista y tenía como columna vertebral de su vida a su esposa y a sus tres hijos, ese no es el prototipo de alguien que quiera morir”, agregó.

La tesis sobre un posible suicidio surgió luego de la entrevista que dio la hermana de Correa, en Alerta Bogotá, en donde dijo que su familiar había quebrado económicamente debido a la crisis por la pandemia.

“La presunción es que fue desesperación. Se quitó la vida. Las autoridades están haciendo todo lo pertinente para descartar otras causales”, apuntó la mujer.