Para el columnista, Quintero Calle está confirmando las dudas que existían sobre su inexperiencia y eso se ha visto reflejado en los recientes resultados de la encuesta Gallup Poll, donde apenas logró un 55 % de respaldo.

En su texto para el diario capitalino, Vargas asegura que el alcalde de Medellín “tiene una lengua más veloz que su cabeza”, y destaca el momento en que autorizó el ingreso del Esmad a la Universidad de Antioquia para controlar los disturbios que se vivieron en esa institución.

El periodista sostuvo que los sondeos le cobraron al mandatario utilizar la Fuerza Pública cuando en campaña prometió que no usaría el Esmad.

Los bajos números de Quintero contrastan con los altos índices de popularidad que han logrado sus antecesores, subraya Vargas, que destaca que en Medellín es relativamente sencillo lograr buenos indicadores debido a los ingresos que recibe la ciudad gracias a EPM.

Pero la comparación del columnista no se reduce a los anteriores alcaldes de Medellín. Vargas equipara a Quintero Calle con otros mandatarios y lo pone en la cola de un grupo de dirigentes de corriente política de centro.

El columnista destaca al alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo (que tiene 79 % de aprobación); al alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina (con 62 % de respaldo); y a Claudia López, alcaldesa de Bogotá (que tiene 67 % de imagen positiva).

A propósito de la mandataria de la capital, parece que despierta una sensación positiva generalizada. La columnista María Isabel Rueda, también en El Tiempo, la destacó como “una alcaldesa empoderada y con autoridad”.

Esto, al resaltar la forma en que le refutó a un representante de la Universidad Distrital que se quejó de una supuesta violación de derechos humanos del Esmad durante las protestas en Bogotá.