En las hojas de la libreta, que fue incautada por las autoridades a uno de los detenidos en medio de las protestas del 21 de enero, se lee —de acuerdo con Noticias RCN— que en el grupo hay tres estructuras, que tienen como principal objetivo desgastar  e inmovilizar a la Fuerza Pública.

La primera línea, mencionó el medio, es la que tiene los escudos para proteger a los demás y se encarga de “aguantar los gases lacrimógenos que son lanzados por el escuadrón antidisturbios del Esmad. Por lo mismo, señala el medio, ellos deberían usar cascos, gafas, máscaras y capas de ropa.

Posteriormente, la libreta del vándalo describe una segunda línea, aseguró el noticiero, que sería la encargada de lanzar los explosivos artesanales y otros objetos contra los uniformados; además de dar la orden a los demás encapuchados para “poder avanzar”.

De acuerdo con el medio, en el cuaderno se especifica que esa segunda estructura debe usar doble capa de ropa.

Por último está un tercer grupo que se encarga de cuidar a las primeras dos líneas, por lo que utilizan espejos (en el día) y láseres (en la noche) para afectar la vista de la Policía, agregó el informativo. Asimismo, usarían distintivos de primeros auxilios y cargarían agua para dotar a los otros dos grupos, que son los que se enfrentan a las autoridades.

Esta estructura sería la misma que se habría utilizado en las recientes manifestaciones que sucedieron en Chile y Hong Kong, según el noticiero.