El ladrón habría aprovechado unas escaleras que unos trabajadores que estaban haciendo algunas remodelaciones en la iglesia La Ermita, de Cali, dejaron mal puesta, para ingresar al templo, informó Noticias Caracol.

Al parecer, indicó el noticiero, el delincuente pasó toda la noche en la parroquia y, al otro día, esperó hasta que la iglesia cerró para llevarse 4 millones de pesos, dinero de las limosnas que se recolectaron durante las misas, y un celular.

“Alcancé a ver que la caja del dinero había sido revolcada, el celular no estaba. Sin embargo, traté de estar pendiente que no se hubiera dañado nada de lo sagrado, eso es algo que afectaría mucho a nuestra fe”, dijo al medio la hermana María Yerut, que pertenece a la comunidad del Sagrado Corazón de Jesús.

El ladrón, utilizando las mismas escaleras, escapó luego de cometer el robo por el tejado de la iglesia, pero las autoridades ya lograron identificarlo, de acuerdo con el informativo.

Por lo mismo, la Policía lo está buscando para que responda por este delito.