La decisión sobre la libertad de Álvaro Uribe, dijo CM&, quedó en manos del juez cuarto de conocimiento de Bogotá, que revisara el fallo en el que la jueza 30 de garantías de la capital tumbó la medida preventiva en centro domiciliario que le otorgó la Corte Suprema de Justicia, cuando estaba al frente del caso de falsos testigos, por el que investigan al expresidente.

En su momento, la togada argumentó que en el marco de la Ley 906, nuevo sistema penal de Colombia, no se podía mantener a una persona presa sin que haya una imputación de cargos por parte de la Fiscalía, proceso por el que no ha pasado Uribe.

No obstante, el senador Iván Cepeda, declarado como víctima del proceso de falsos testigos, alegaba que la imputación de cargos se podía equiparar con la indagatoria que el alto tribunal le hizo al también excongresista, cosa en la que la jueza no estuvo de acuerdo.

Por lo mismo, el parlamentario apeló la decisión y este viernes se podría conocer si Uribe se mantiene libre o vuelve a una detención domiciliaria, la segunda prueba que el expresidente tendrá en la justicia ordinaria; de la primera salió vencedor al conseguir su libertad inmediata.

A horas de que esta diligencia judicial se lleve a cabo, Cepeda dijo, a través del siguiente video, que no tiene garantías en el proceso que lleva la Fiscalía contra el exmandatario; recordó que el fiscal Gabriel Jaimes, encargado del caso, tiene una indagación en el mismo ente acusador, y aseguró que quiere “impugnar y cuestionar el acervo probatorio”.

Precisamente CM& señala que el futuro del caso de falsos testigos es “incierto” porque el fiscal Jaimes aún no define si va a formularle cargos al expresidente o archivara el proceso, relacionado con el supuesto intento de manipular exparamilitares para que no involucraran al expresidente con las extintas autodefensas. Por esta investigación, el abogado Diego Cadena irá a juicio.

Después de que el caso de Uribe pasara a la Fiscalía, el senador Cepeda recusó al fiscal general, Francisco Barbosa, y a Jaimes por considerar que estaban impedidos para asumir la indagatoria; sin embargo, la misma Corte Suprema le negó la recusación.

El expresidente, por su parte, que regresó a Rionegro (Antioquia) con su familia luego de cumplir la detención domiciliario en su finca El Ubérrimo (en Córdoba), no se ha referido a esta audiencia de segunda instancia.