Así lo reveló El Espectador, que detalló que la indagación preliminar contra Jaimes se abrió porque él, como procurador delegado de Alejandro Ordóñez, avaló un contrato del Hospital Militar con una mujer que había sido condenada y estaba inhabilitada para contratar con el Estado.

La historia comienza cuando el excomandante del ejército general (r) Ricardo Gómez Nieto le envió un requerimiento a Jaimes, para saber si la mujer seguía inhabilitada, señala el diario.

Jaimes avaló la contratación con su firma y, según la Fiscalía, citada por el periódico, “indujo al error” a Gómez Nieto; posteriormente, la Contraloría dijo que el contrato, por 42 millones de pesos, no se podía celebrar.

Al respecto, la Corte Suprema de Justicia dijo que las directivas del hospital no necesitaban recibir el aval de Jaimes, porque la inhabilidad de la mujer estaba en la página web de la Procuraduría, y catalogó la actitud del entonces procurador delegado de “irregular y sospechosa”, de acuerdo con el diario, porque además no tenía competencia en esta contratación.

“¿Acaso no bastaba con la información obtenida de una entidad oficial, que desde el punto de vista constitucional y legal se encuentra facultada para ejercer esa función? De la misma manera, surge otro cuestionamiento: ¿por qué se dirigió a un funcionario específico (Jaimes Durán) quien no ostentaba funciones disciplinarias?”, dijo el alto tribunal, señala el rotativo.

En 2018, detalla El Espectador, la Fiscalía pidió la preclusión del caso por considerar que la inhabilidad de la mujer ya se había superado; no obstante, la Corte negó esa pretensión, en primera y segunda instancia, por lo que el proceso sigue abierto en el ente acusador.

La indagación preliminar la lleva un fiscal delegado ante la Corte, que tiene como jefe a Jaimes, indica el medio, y que no quiso hablar sobre este caso, según dice el periódico.

Jaimes, agregó Noticias Uno, es “el tercer hombre más importante de la Fiscalía”, al que le designaron la investigación contra de Álvaro Uribe, por el caso de falsos testigos.

Precisamente por haber sido cercano al exprocurador Ordóñez (abiertamente uribista) solicitaron la inhabilidad de Jaimes para llevar el proceso del expresidente; sin embargo, Jaimes sigue al frente de la indagación del también exsenador.