La joven fue asesinada en la madrugada del pasado miércoles 8 de diciembre cuando departía junto con su familia y su exnovio, al que la Fiscalía identifica como Robert Polanco Córdoba, y en medio de la celebración se presentó una discusión entre ambos, en una vivienda en la localidad de Tunjuelito.

El organismo acusador detalló, en un comunicado, que la investigación arrojó que Angie Tatiana Idárraga Hernández cogió el teléfono celular de su exnovio para revisarlo, y que allí se encontró con un chat que habría dejado al descubierto un macabro plan en su contra.

Ella, “al parecer, se percató (de) que había un mensaje de WhatsApp en el que él, supuestamente, ofrecía la suma de un millón de pesos para matarla”.

La Fiscalía dijo que cuando la joven fue a reclamarle a su exnovio por esa conversación, hubo una discusión en la que el hombre “habría tomado un cuchillo y aparentemente le propinó heridas que le causaron la muerte”.

Polanco Córdoba fue “capturado en flagrancia en el lugar de los hechos”, y el ente investigador encontró que el señalado agresor ya había amenazado a la joven con hacerle daño, razón por la cual ella lo denunció ante la Fiscalía el pasado primero de noviembre. Para ese momento, Angie decidió terminar la relación que apenas llevaba cuatro meses.

Familia de Angie Tatiana Idárraga dijo que el presunto asesino la golpeaba

Fue el medio Q’Hubo Bogotá el que recogió la versión de un familiar de la joven, que dijo que Angie vivía regularmente con sus abuelos, que ese día había ido a visitar a sus padres y que estaba trabajando como asesora comercial en Movistar.

“El caso es que ese tipo, que era mayor que ella por muchos años, vino a buscarla y empezó a formarle problema porque ya no quería tener nada con él y lo quería alejar”, contó el allegado.

El medio capitalino informó que el presunto asesino tiene 47 años de edad, que presenta “antecedentes penales por homicidio agravado y violencia intrafamiliar”, y que ya lo habían condenado por esos delitos.

Además, que no era la primera vez que agredía a la víctima: “Ella lo quería dejar precisamente porque ese tipo era una persona muy violenta. Ya la había golpeado de manera severa, pero él nunca la dejó en paz, estaba obsesionado”, agregó el familiar.

La Fiscalía confirmó que Polanco Córdoba no quiso aceptar cargos por feminicidio agravado, y que un juez ordenó enviarlo a una cárcel.