En un nuevo ataque, el legislador del Polo, en su más reciente columna, dijo que Uribe es un caudillo que ha sembrado “una especie de culto a la personalidad entre sus seguidores”.

En un listado de “lecciones democráticas” sobre el caso de Álvaro Uribeel congresista de izquierda dijo que el expresidente sigue aspirando a “un poder autoritario”, sin respetar las instituciones.

Además, Iván Cepeda asegura que el líder del Centro Democrático espera reemplazar la institucionalidad por un “Estado de opinión […] una obediencia en masa de la voluntad del caudillo”.

Aún así, Cepeda apunta que la influencia de Uribe en la opinión pública está en declive y se debilita estructuralmente en su base social.

“Perdió la capacidad de movilización, el rechazo creciente es ostensible, su ilusión de Estado de opinión se desvanece, estamos ante una hegemonía que se marchita”, señaló.

En su opinión, Uribe ha dejado de ser ‘el presidente eterno’ y ahora su imagen se redujo a la de un excongresista que “rehuyó atemorizado la competencia de la Corte Suprema de Justicia. Un hecho que ya es y será imborrable”.

Cepeda también sostuvo que el exmandatario ha usado “su aparato” para “acabar con el Poder Judicial” y en esa opinión no está solo.

María Jimena Duzán, en su columna de Semana, sostiene que Uribe se está tomando la democracia y lo aproxima al fascismo.

Para la periodista, el discurso del exsenador “es cada día más antidemocrático y más tirano”. Más desde que la Corte Suprema de Justicia inició su proceso por la compra de testigos y lo mandó a prisión domiciliaria.

No obstante, en la revista también muestran la postura de la orilla opuesta y, desde allí, Vicky Dávila salió en defensa del expresidente. La columna de la periodista resaltó que Uribe tiene derecho a la defensa.

Además, sostuvo que Uribe Vélez pronto quedará libre por orden de un juez de garantías. “Hoy nada puede justificar su detención”, sentenció.