Urrego fue enviado a la cárcel por los delitos de feminicidio contra su novia Angie Paola Cruz Ariza, y homicidio agravado a la joven Manuela Betancourt Vélez; las dos estudiantes de la Universidad Industrial de Santander (UIS) fueron asesinadas a puñaladas en la madrugada del viernes 7 de febrero, en el apartamento en el que vivían juntas.

Durante esa diligencia judicial, de acuerdo con Vanguardia, “el fiscal reveló la relación que existía entre los tres jóvenes”, con el fin de que los asesinatos fueran tipificados como doble feminicidio.

“La Fiscalía reveló la cercanía entre Urrego y Manuela, a quien siempre presentó como su mejor amiga; sin embargo, declaraciones de sus allegados evidenciaron que con ella (Manuela) también sostendría una relación íntima”, describió el diario santandereano, que también citó un aparte de lo que leyó fiscal:

“Cuando departían y tomaban (Manuela y Argemiro) también tenían muestras de afecto delante de los demás”.

Pero en ese presunto trio amoroso, agrega Vanguardia, las universitarias —ambas de 21 años— fueron “maltratadas física y sicológicamente en repetidas oportunidades” por Urrego, según los testimonios de los allegados a los 3 jóvenes.

Sobre esas agresiones, los amigos de las víctimas denunciaron en la Fiscalía que “a Manuela en una oportunidad, mientras estaban en una discoteca, le tomó del brazo con brusquedad y la hizo sentar. No la dejaba bailar con nadie más”, aseguraron los amigos a la Fiscalía.

No obstante, los supuestos maltratos de Urrego hacia su novia Angie Paola “eran más constantes”. Llevaban 4 años de relación; incluso, llegó a golpearla frente a su papá, que ya entregó su versión a las autoridades, indagó el medio.

Urrego, de 27 años, nació en Cimitarra (Santander) y estudió licenciatura en educación física en la Unidades Tecnológicas de Santander. Para muchos de sus conocidos era un hombre callado, aunque “sonriente y divertido”; sin embargo, en sus redes sociales se mostraba sexista y misógino.

Otros detalles:

El impreso dice que durante la audiencia se conocieron otros pormenores como:

  • Los asesinatos ocurrieron entre las 12:30 y la 1:00 de la madrugada.
  • “¡Ya no más, no más, Argemiro. No más!” gritó una de las jóvenes y luego todo quedó en silencio.
  • Urrego le confesó a un amigo el doble asesinato por teléfono. La llamada duró unos 50 minutos, en los que el interlocutor trató de convencerlo de que se entregara a la Policía.
  • El amigo de Urrego, a quien le hizo la confesión, alertó a otro compañero, quien avisó a las autoridades sobre el hecho.
  • Hace 5 años, la mamá de Urrego “murió en sus brazos”. El suceso lo afectó psicológicamente.