El hombre lo denunció a través de un video que publicó en su cuenta de Facebook y que pidió compartir. Allí, Ibargüen mencionó que el personal del bar también le dijo que le negaban la entrada “porque no cumplía con sus códigos de protocolo”.

De inmediato, añadió lo siguiente:

“Es increíble que en pleno siglo XXI sigan pasando este tipo de cosas, que discriminen a las personas por su color de piel, por su apariencia, porque simplemente no cabemos dentro de lo que para ellos es aceptable. ¡No al racismo!”.

Ibargüen indicó que “el administrador ni siquiera quiso dar la cara” y que el personal se limitó a decir “que era porque se reservaban el derecho de admisión”.

A través de un comunicado compartido en Facebook, Dembow se pronunció ante esta denuncia y aseguró que “el señor Ibargüen” llegó este 29 de marzo acompañado de una mujer que “no cumplía con el código de vestimenta que se requiere para ingresar, el cual es formal casual”.

Según el establecimiento, sus funcionarios le negaron la entrada a esta mujer, “no a él”, refiriéndose a Ibargüen.

“Frente a dicha negativa, la señora, con actitud defensiva y ofensiva, acusó al establecimiento de que la negativa al ingreso se dio por motivos racistas hacia su amigo, el señor Ibargüen, desviando la atención de la verdadera razón por la cual se le negó la entrada a ella”, agregó.

Contrario a lo que dijo Ibargüen, Dembow indicó que el administrador sí se hizo cargo de la situación y que, al final, el personal de la discoteca dejó entrar a la acompañante del hombre.

El bar reiteró que “nunca hubo ningún tipo de discriminación racial” y le ofreció disculpas a la mujer por si en algún momento se sintió ofendida a causa de la política de vestuario que maneja.