Tovar Vélez hizo esa declaración en Caracol Radio cuando le preguntaron cómo sería su rol, y si no habría un conflicto de interés, en el momento en que su papá, preso en Estados Unidos, regrese a Colombia (en uno o dos años) y hable con las víctimas.

En ese sentido, el coordinador dijo en la emisora que él no es “abogado”  del exparamilitar, y por el contrario —desde cualquier cargo— trabajará para que Rodrigo Tovar, alias ‘Jorge 40’, contribuya a la paz.

“Quiero dejar claro que yo no soy portavoz de mi padre. […] Por mi lado, lo que sí puedo asegurar, es que esté donde esté, en el cargo que esté, haré todo lo posible para que Rodrigo Tovar Pupo [‘Jorge 40’], para que mi papá, trabaje por la paz de este país, pero sobre todo por las víctimas del conflicto. Las víctimas del conflicto armado necesitan que Rodrigo Tovar Pupo les diga la verdad, y les pida perdón”, indicó el ahora funcionario.

Tovar Vélez pidió en Blu Radio que no lo “juzguen” por ser el hijo de un exparamilitar y señaló que quiere trabajar para que ningún niño tenga que vivir la guerra.

“Me motiva a que ningún niño colombiano, ni mis futuros hijos ni las futuras generaciones, les toque padecer lo que a mí me ha tocado sufrir por culpa de la guerra”, agregó.

Pese al escándalo nacional que se produjo por el nombramiento del hijo de ‘Jorge 40’, el Ministerio del Interior defendió su asignación en el grupo de víctimas y destacó que él es “un convencido de la reconciliación”.

La ratificación del cargo del hijo del exparamilitar ‘Jorge 40’, que fue jefe del bloque norte en las extintas Autodefensas, se dio luego de que en el país se dividieran las opiniones por el nombramiento de Tovar Vélez.

Por ejemplo, el congresista Antonio Sanguino consideró que esa decisión del Gobierno es “inadmisible”, mientras que otros parlamentarios como Inti Asprilla y Katherine Miranda señalaron que el ahora coordinador del grupo de víctimas no tiene la culpa de los delitos que cometió su papá.

Para otros, como el exministro Juan Fernando Cristo, el nombramiento de Tovar Vélez creó un “debate interno”, según El Heraldo; pues, por una parte, Cristo reconoció que “este joven no tiene la culpa del jefe para”, pero también considera que el Gobierno fue “cruel e inhumano” con las víctimas.