Arango defendió el nombramiento de Tovar Vélez en una sesión de la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, difundida por CM&, en la que aseguró que haría lo mismo si se tratara del hijo de un guerrillero o exguerrillero.

“Soy una convencida de que los delitos de sangre no se heredan. Estas personas, que les ha tocado vivir estas dificultades por tener unos padres que no han actuado con la ley, les toca el triple de duro para ser escuchado o  hacer parte de una sociedad que los rechaza, sin ningún motivo distinto a que tienen un padre que ha cometido actos fuera de la ley”, dijo la ministra en el Congreso.

Tovar Vélez ya venía trabajando en el Ministerio del Interior, manifestó Arango, pero ahora le están dando la “oportunidad de ser coordinador del grupo de víctimas”, y no el director, “porque es una persona que está convencida de la reconciliación”.

La funcionaria indicó que el Tovar Vélez solo se irá del cargo “el día que no cumpla [con sus funciones] o cometa algún delito”.

“Es increíble que no seamos capaces de darle oportunidades a los que no han cometido delitos. […] En la vida hay personas inocentes que no tienen por qué llevar durante toda su vida una carga que no les pertenece“, concluyó Arango.

La ratificación del cargo del hijo del exparamilitar ‘Jorge 40’, que fue jefe del bloque norte en las extintas Autodefensas, se dio luego de que en el país se dividieran las opiniones por el nombramiento de Tovar Vélez.

Por ejemplo, el congresista Antonio Sanguino consideró que esa decisión del Gobierno es “inadmisible”, mientras que otros parlamentarios como Inti Asprilla y Katherine Miranda señalaron que el ahora coordinador del grupo de víctimas no tiene la culpa de los delitos que cometió su papá.

Para otros, como el exministro Juan Fernando Cristo, el nombramiento de Tovar Vélez creó un “debate interno”, según El Heraldo; pues, por una parte, Cristo reconoció que “este joven no tiene la culpa del jefe para”, pero también considera que el Gobierno fue “cruel e inhumano” con las víctimas.

“No podían encontrarle otro cargo, de los tanto que tiene el Estado, ya que es tan cercano al Centro Democrático y a sus jefes políticos del Cesar.  Un abrazo enorme y solidario ante esta ofensa a las víctimas del Bloque Caribe de las AUC”, dijo Cristo, citado por el diario.

El debate también se dio en el programa radial ‘Mañanas blu’ (de Blu Radio) que calificó la decisión del Gobierno como“signo de reconciliación”; sin embargo, considera que es un“riesgo” ya que no todos los colombianos van a ver ese nombramiento de esa forma.

En ese sentido, la periodista Luz María Sierra opinó que le parecía “innecesario poner a alguien que, ya sea porque odia a su papá o porque es parte de su familia, vaya a manejar todo lo que tiene que ver con las víctimas en Colombia”.

Esa misma discusión se presentó en redes sociales donde, como siempre, hubo quienes defendieron al Gobierno y otros que la atacaron. Incluso, revivieron algunos trinos de Tovar Vélez decía que su papá era un “preso político”, para cuestionar su idoneidad para coordinar el grupo de víctimas.

Hasta el momento, el nuevo coordinador no se ha referido públicamente a la controversia que se armó en el país por su nombramiento.