Herbin Hoyos contó que le asignaron habitación en la Clínica Shaio “en medio de 12 días de contagio” y aseguró que llegó “a un momento crítico”.

Ese traslado, de acuerdo con Hoyos —reconocido uribista que se recuerda, entre otras cosas, por haber propuesto una ‘firmatón’ para acabar con la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)— se debió gracias a gestiones de Salud Hernández, la revista Semana y otros que, según él, “ayudaron”.

Estas gestiones para ubicar al periodista en un centro hospitalario constituyen una evidencia de la dificultad que hay en Bogotá para encontrar espacios de atención a pacientes de coronavirus. En la otra orilla están los ciudadanos de a pie que no tienen ese tipo de contactos para recibir atención médica.

Incluso, el mismo expresidente Álvaro Uribe se refirió al caso de Hoyos, citando “información oficial recibida”, y agregó: “Esperamos que en breve el periodista Herbín Hoyos sea trasladado a cuidados intensivos”.

La Secretaría de Salud de Bogotá se apresuró a responder y aseguró que después de verificar el caso de Hoyos confirmó que “afortunadamente su estado de salud no requiere UCI”.

Tan pronto se conoció la situación de Hoyos hubo tuiteros que, si bien le expresaron solidaridad al periodista, también llamaron la atención sobre el hecho de que hubiera tenido que apelar a “tanta gente” para recibir atención.