Para demostrarlo, la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación compartió una imagen en redes sociales en la que no se ve, por ningún lado, la proteína que debería llevar la hamburguesa.

“[…] comunidades reportan que el refrigerio que llegó a varias instituciones educativas fue solo pan con salsa, cuando la minuta registra que debe ser hamburguesa”, denunció Fecode.

La federación aseguró que ese era el refrigerio del pasado martes, 30 de julio, para niños de varios colegios, y pidió que las autoridades competentes se pongan al tanto de la situación.

A la publicación de Fecode respondió el secretario de Educación de Medellín, Luis Guillermo Patiño, que dijo que la alcaldía “activó acciones administrativas con el contratista y la interventoría de la zona”.

Pero como muchas personas se preguntaban qué pasó con la carne de la hamburguesa, Blu Radio consultó a Esteban Gallego, director de Seguridad Alimentaria de la alcaldía, y su repuesta fue que en varios controles se detectó que no era apta para el consumo y por eso la orden fue no repartirla.

“Se hizo un examen microbiológico que detectó que ese alimento no estaba en las condiciones para distribuirse. Nosotros tenemos unas minutas preestablecidas en caso de emergencia para este tipo de situaciones, pero hubo un fallo en las comunicaciones por lo que se llegó a algunas instituciones educativas con el producto”, aseguró Gallego en la emisora.

El funcionario dijo que el contratista debía cambiar completamente el menú del refrigerio de ese día, pero que al final lo que hizo fue repartir el pan con queso y salsas.

Según dijo Gallego en la emisora, 39.000 de estos refrigerios fueron retirados, y aseguró que no hubo riesgo para los menores con la carne en mal estado.

La Contraloría General anunció que ya está al tanto de la situación y que vendrán indagaciones para aclarar lo sucedido.