Al notar que estos señalados traficantes escapaban a gran velocidad hacia Panamá, la Armada explicó, por medio de un comunicado, que de inmediato se desató una persecución y se dio aviso a las autoridades del vecino país.

“Al advertir la presencia de las autoridades navales Panameñas, los cinco sujetos ocupantes de la motonave, lanzaron los más de 90 bultos (de coca) al mar, para luego emprender la huida, siendo interdictados (detenidos) efectivamente por parte de las autoridades navales”, dice la institución.

Uniformados de ambos países rescataron el cargamento de droga y lo sometieron a una prueba homologada, la cual arrojó “resultado positivo para clorhidrato de cocaína”.

La Armada estima que los 4.575 kilogramos de cocaína incautada serían comercializados en mercados internacionales por “un valor cercano a los 152 millones de dólares”.

Tomada de Armada Nacional

Esta gigantesca incautación, de acuerdo con la Armada, es una muestra de los rigurosos operativos en contra de organizaciones narcotraficantes.

Esto, porque vale recordar que el viernes pasado, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) divulgó un informe según el cual los cultivos de coca se redujeron ligeramente en Colombia en 2018, al pasar de 171.000 hectáreas a 169.000.

No obstante, hay que aclarar que según ese organismo los cultivos ilícitos en el país siguen en sus cifras más altas desde que comenzaron a calcularse.